Conozca las operaciones irregulares del primo de Rafael Ramírez que estafó a Pdvsa

El 16 de agosto de 2018, Luis Bastidas fue capturado en Córdoba, Argentina

 

 

Una serie de documentos dan cuenta de varias operaciones presuntamente fraudulentas que complementarían las ya conocidas negociaciones de lavado de dinero en la Banca Privada de Andorra por las que se le acusa en el paraíso fiscal del suroeste europeo, publica Venezuela al día.

Por Maibort Petit / Venezuela al Día

Los hechos de corrupción en los que el exgerente de Logística y Servicios Generales de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), Luis Bastidas Ramírez, supuestamente se vio involucrado, no dejan de aflorar, pues cada vez se dan a conocer nuevas irregularidades que comprometen su gestión en la estatal petrolera. Una serie de documentos en nuestro poder dan cuenta de una serie de manejos con bonos, operaciones cambiarias con el Sistema Complementario de Administración de Divisas (SICAD), así como negociaciones con la empresa fabricante de autobuses china Yutong.

Las evidencias muestran que en las irregularidades está involucra a la hermana de Luis Bastidas, María Guillermina Bastidas Ramírez, también empleada de PDVSA.

Corrupto capturado

El 16 de agosto de 2018, Luis Bastidas fue capturado en Córdoba, Argentina, donde se ocultaba desde hacía tres años detrás la fachada del oficio de un modesto “quiosquero”. Estaba acusado de lavar millones de dólares en la Banca Privada de Andorra, por lo cual sobre él pesaba una orden de captura internacional y era buscado por la Interpol. En esa ciudad vivía en un departamento de Balcarse al 500, en las cercanías de la terminal de autobús junto a su última esposa y sus hijos. Su mujer regentaba un pequeño salón de belleza.

La orden de su aprehensión había sido emanada por las autoridades andorranas, quienes el 31 de julio de 2018 habían librado una orden internacional de captura al imputarlo por el “delito mayor continuado de blanqueo de dinero, proveniente de la corrupción pública”.

Para quienes desde su estancia en tierras argentinas lo observaban en su oficio de quiosquero —refiere el portal de la emisora Costa del Sol— era difícil imaginar que estaba acusado de lavar más 5 millones de dólares en la Banca Privada de Andorra (BPA), fondos que provendrían presuntamente de PDVSA.

Pero la cifra superaría los referidos USD 5 millones, de acuerdo a información del diario español El País[2] que indica que Luis Bastidas Ramírez habría ocultado en la BPA, entre 2011 y 2015, un total de USD 7 millones. Para ello se habría valido de sociedades panameñas que le permitieron enmascarar las operaciones fraudulentas. Específicamente, el periódico español refiere que las cuentas se nutrieron de la sociedad High Advisory and Consulting que era controlada por Luis Mariano Rodríguez Cabello, quien supuestamente es testaferro de Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez.

Agrega la información que Bastidas Ramírez utilizó sus cuentas en la BPA “como puente para transferir parte de su caudal de fondos a otros puntos del planeta. Así, entre diciembre de 2012 y enero de 2013 envió 500.000 dólares (437.405 euros) a dos cuentas del Bank of America y Citibank de Miami, según documentos policiales (…) Cuando Bastidas Ramírez tuvo que rellenar el documento conocido como know your customer (conozca a su cliente, en inglés) —una especie de tercer grado donde los bancos preguntan sobre el origen de una fortuna—, el exejecutivo de la petrolera se presentó como ‘asesor técnico y administrativo’. ‘Director de servicios de logística en servicios generales en el área de las energías” dejó escrito en el folleto. Y eludió mencionar que trabajaba para la principal empresa del país latinoamericano, PDVSA, según el informe policial”.

Asimismo, cuando abrió en julio de 2011 duna cuenta a nombre de la sociedad panameña Tellancourt SA, Bastidas Ramírez dijo que se trataba de fondos de “ahorro, inversión y seguridad” indicando que esperaba ingresar un saldo previsto anual en una de sus cuentas de tres millones de dólares.

El tribunal de la causa en Andorra estimó que Bastidas cobró por supuestos servicios de asesoramiento que nunca existieron.

 

La documentación incriminatoria

El 27 de marzo de 2008, María Bastidas envió un correo a Iliana Cardozo de Maximiza (i.cardozo@maximiza.com), en donde le informaba que en fecha 17 de marzo de 2008 había entregado en la recepción de Maximiza Casa de Bolsa los formatos y documentos para registrarse en dicha empresa. Precisó que tales documentos debieron ser entregados a Luz Villasmil.

El citado 27 marzo, Bastidas había entregado una comunicación con los respectivos respaldos, en la que solicitaba al Banco Industrial de Venezuela traspasara la custodia de sus Bonos PDVSA y del SUR III a Maximiza.

Informó que los títulos de PDVSA 17, 27 y 37 estaban codificados con el ISIN Code XS0294364103 por USD 1.600, XS0294364954 por USD 1.600 y XS0294367205 por USD 800, respectivamente.

Entretanto, los Bonos del SUR III estaban identificados como TICC032015 y BODEN15 con un valor de USD 1.100,00 cada uno, identificados con los ISIN Code VEV00014CFH8 y ARARGE03F144, respectivamente.

Agregó que las personas de contacto eran Yulis Castro en el caso de los Bonos de PDVSA y Ludmila Zambrano, en lo que a los Bonos de SUR III, se trataba.

Prometió enviar las comunicaciones entregadas al Banco Industrial de Venezuela y las copias de los Certificados de Bono.

 

 

El 15 de octubre de 2013, Yutong Hongkong Limited, a través de su gerente general en Venezuela, Zhen Li, emitió una comunicación dirigía a Petróleos de Venezuela S.A., a la atención de Luis Bastidas, una oferta de autobuses en razón de una solicitud formulada previamente por el citado funcionario de la estatal.

Siga leyendo en Venezuela al día