Venezuela no tiene cifras confiables sobre la población escolar con ETS

Foto Cortesía

Ayer 23 se celebró en Venezuela el Día Internacional para la Prevención Escolar del VIH. En las actuales condiciones del país no hay que celebrar, pero si es un recordatorio doloroso para padres y madres que han visto fallecer sus hijos y familiares por la falta de tratamientos, de medicamentos, a consecuencia de la indiferencia, negligencia e ineptitud del régimen usurpador.

 “Ante la indiferencia de los usurpadores del poder a la reaparición de enfermedades y el avance de otras, como el VIH-SIDA, las asociaciones civiles y quienes tenemos liderazgo social y político en el país, en nuestras entidades, nos hemos dado a la tarea de realizar jornadas solidarias visitando las comunidades en nuestro radio de acción, para aliviar, disminuir en lo que podamos las penurias de los habitantes de los sectores más desprotegidos, más sensibles. Son nuestros hermanos y no los podemos dejar a la buena de Dios. Una mano amiga, una palabra de consuelo, de esperanza, una merienda escolar, la atención médica en los casos graves, el saber que eres tomado en cuenta, es fundamental para quienes sobreviven al caos, a la miseria generada durante los últimos 20 años y lo que único que puede poner punto final a esta crisis es el cambio de sistema político, pasar de la dictadura a la democracia, mejor dicho al proceso de un gobierno de transición que establezca las bases de un país distinto al actual”, dijo Diorkis Bravo, desde Monagas.

Al referirse a esa fecha, dijo que “recordemos que el VIH puede transmitirse de una madre seropositiva a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia materna (esto se llama transmisión materno infantil de la infección por el VIH). En los Estados Unidos, la forma más común en que los niños menores de 13 años contraen el VIH es a través de la transmisión materno infantil del VIH, mientras que la mayoría de los jóvenes que contraen el VIH durante la adolescencia se infectan a través de las relaciones sexuales. Los niños y los adolescentes crecen y se desarrollan de manera diferente, por lo que la dosis de los medicamentos para combatir la infección se basa a menudo en el peso o en la etapa de desarrollo en vez de la edad”.

Foto cortesía

“Uno de nuestros objetivos cuando visitemos las comunidades es insistir en que los padres y madres a través de talleres y conversatorios estén debidamente informados para que obtengan mejor orientación de sus hijos en los temas sexuales y como prevenir enfermedades contagiosas, entre ellas el VIH.  Hay que visitar las escuelas públicas para hablar con los escolares sobre la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Conocemos que hay mucho tabú aún, pero hay que abordar ese tema y evitar la expansión de esta y otras enfermedades” dijo Bravo.

En nuestro país, con la situación compleja de la falta de medicinas y tratamientos médicos, se agudiza el problema de quienes contraen VIH SIDA. “Enfrentamos una emergencia humanitaria comunitaria que persisten en desconocer los usurpadores del poder, sin embargo es  reconocida a nivel internacional, entre las que se cuentan reconocidas ONGs defensoras de los DDHH. Recordemos que, en noviembre de 2017, organizaciones de la sociedad civil alertaron que de los 27 tipos de ARV prescritos por médicos especialistas, sólo cinco estaban disponibles para los adultos con VIH en los depósitos del Sumed Sefar del Ministerio de Salud”.

Diorkis Bravo no dejó por fuera la migración de ciudadanos, entre ellos niños con VIH y Sida para obtener su tratamiento en otro país. El presidente de una organización social reconocida en el país indicó que al menos 10.000 han salido de Venezuela hacia destinos con acceso rápido al sistema de salud pública, como Chile, Argentina, Perú y Brasil. La agencia de la ONU para los refugiados. Por su parte, ACNUR informó que no hay una respuesta regional en América Latina que garantice a los migrantes con VIH el acceso a los antirretrovirales porque cada país tiene una política distinta.

“Por nuestra parte, seguiremos trabajando con las uñas hasta lograr que por lo pronto la ayuda humanitaria, las medicinas y los tratamientos médicos para los casos más urgentes como los pacientes con VIH SIDA, llegue a los pacientes que requieren urgente atención médica,  evitando en lo posible el incremento de muertes a causa de negligencia, insensibilidad e irresponsabilidad de quienes en un momento tuvieron la oportunidad de contribuir al desarrollo de la Nación y no lo hicieron. La historia registrará estos últimos 20 años como los más nefastos de la República y que seguros estamos, no se repetirán”.

 

Foto cortesía

Nota de Prensa