“La Nueva Venezuela, Monagas Adelante” por @JoseGBricenot

José “Gato” Briceño @josegbricenot

Quienes estamos empeñados en rescatar a Venezuela del secuestro que perpetraron los chulos cubanos, estamos enfocados y a veces obsesionados, en conseguir la forma de sacar del poder mal habido, a las marionetas que permitieron que nos colonizaran y les entregaron nuestras riquezas. Con todo el mal vivir de nuestros hermanos venezolanos, agobiados por tanta miseria y dificultad para sobrevivir el día a día, no nos percatamos de que ya estamos viviendo el final de la agonía y que la orientación debe ser enfocarnos en proyectar energías, proyectos y planes para rescatar, renovar e impulsar a nuestro maravilloso país hacia el despegue, la reconstrucción económica, social y de infraestructura de lo que será la nueva Venezuela.

Será una tarea de gran profundidad. El daño moral y la devastación que está viviendo mi amada patria, en todas las áreas del quehacer económico, es apenas comparable con países que han haya sufrido guerras o alguna catástrofe producida por un fenómeno natural. Vemos la terrible situación que están padeciendo en el campo venezolano, donde se replican las carencias de todo tipo, desde los insumos básicos hasta la falta de un gobierno que fije una política de precios rentables para el productor,el campesino. Confiscaron más de 5 millones de hectáreas productivas, entregaron tierras y créditos a gente que no tenía el más mínimo interés por producir, el dinero lo gastaron en comprar carros y viajes y se diluyó la posibilidad de apuntalar el crecimiento agroindustrial. Hoy la producción se reduce al 1% de esa superficie.

Ya en el año 2007 existía una deficiencia o escasez de insumos, fertilizantes y también afirmaban que era producto de la guerra económica. Doce (12) años después, persiste el mismo discurso. Los pocos fertilizantes que se producen en el país no se lo venden a los productores, sino a las fábricas o laboratorios clandestino de drogas que dirige la guerrilla colombiana en nuestro territorio y los productores y campesinos venezolanos sin ese vital producto no podrán hacer milagros.

Otra calamidad que aviva la crisis, es la gran discriminación en la única empresa que vende y distribuye los insumos y las semillas, AGROPATRIA, ya que a las empresas privadas que vendían los insumos también las confiscaron y las quebraron. Tienes que tener varios carnets, el de la patria y del PSUV y una franela roja y afirmar que apoyas a Nicolás Maduro y a sus secuaces. Cómo broche de oro no hay gasolina ni electricidad, lo que hace imposible levantar toda actividad económica y obviamente la producción del campo venezolano. Continúan aún con ese modus operandi en las últimas fincas que quedan productivas, entregando lotes a malandros que sólo conocen la tierra porque la llevan en la mugre de las uñas.

Con el enfoque en propuestas de recuperación y creación de nuevos horizontes económicos y desafiando al tiempo, visto todo el retroceso, consecuencia del maltrato al aparato productivo, propongo aportes para el estado Monagas, otrora primer productor de petróleo y gas de toda Venezuela y unos de los siete (7) primeros productores agrícolas; con el concurso de todos los monaguenses, universidades, fuerzas vivas, gremios profesionales, sindicatos, partidos políticos y población en general, pronto daremos lo mejor de cada quien para la reconstrucción total y apostando a ser de los primeros estados en levantarse por su gran potencial en todos los ámbitos: Recursos naturales, extraordinario potencial agropecuario y agroindustrial entre muchos.

Los actores de todos los aspectos de la vida ciudadana estamos llamados a participar activamente en esa insoslayable misión, especialmente quienes por la tarea política real, de calle, de sentir el corazón de la comunidades y de conocerlas palmo a palmo. Estamos capacitados y continuamente preparando a las mujeres y hombres, para retomar una gestión de hechos verídicos, tangibles, un plan para el estado Monagas que diseñamos, ejecutamos y pusimos en práctica entre los años 2004 y 2012, desde las estructuras de MIGATO, nuestro partido regional que nos ha identificado desde hace 22 años y que sigue formando parte de la identidad de los monaguenses, apoyando el desarrollo planificado, el ánimo y la acción productiva en los campos de nuestro terruño. El equipo continuó. En estos últimos 6 años sin pausa en la organización, en la faena gratificante de la atención permanente al ciudadano, la presencia consecuente, el tú a tú cotidiano para no perdernos a la hora de dibujar el mapa de necesidades y formular los proyectos que darán alivio a nuestra gente y le devolverán la calidad de vida tan merecida.

Pensando en retomar la única política agrícola industrial, que ha tenido el estado Monagas en toda su historia, lo primero que debe hacerse es rescatar la infraestructura abandonada del sistema de riego que reactivaría más de 10 mil hectáreas y el sistema de silos que fueron construidos por el ex presidente Carlos Andrés Pérez (1973-1979). Dar continuidad al Plan Maestro de la Zona Industrial de Caicara, que se construyó en la calle principal con todos sus servicios para que allí se fueran instalando empresas, tales como Planta Procesadora de Soya Saborizada, Centro de Mecanizado Pedro Camejo, Centro de Acopio de INSOPESCA, entre otros. Hoy en día es tierra de nadie y ruinas, que pronto rescatarenos para poner todo al servicio de los productores. La meta inmediata es crear fuentes de trabajo y hacer el diagnóstico y estatus de algunas industrias, que dejamos en pleno funcionamiento, como la Planta Procesadora de Tomate que cuenta con la tecnología más moderna de Latinoamérica, con capacidad para procesar 660 toneladas diarias, la cual sumando momentos de siembra y cosecha generó más de 15 mil empleos; Asimismo revisar el proyecto de la Planta de Semillas Certificadas, la cual tenía el movimiento de tierra ejecutado. También tenemos la modernísima Planta Torrefactora de Caripe, la cual quedó construida en más de un 90 %, además de que dejamos los recursos disponibles para concluirla; Aún vemos cómo 6 años y medio después la Narcogobernadora sigue engañando al pueblo de Caripe (Jardín de Oriente), con la supuesta inauguración. Su reactivación depende de la existencia de los equipos que esperamos no hayan sido desvalijados.
El auge agroindustrial será rápido, no tengo lugar a dudas en todos los Municipios (Cedeño, Caripe, Piar, Zamora, Acosta, Santa Bárbara, Aguasay, Maturin, Punceres, Bolívar, Libertador, Uracoa y Sotillo) por las grandes bondades naturales que hay en todo el territorio. Especialmente en el oeste del estado, ya que en fecha 27 de enero del 2008, se hizo un Decreto Presidencial nombrando a Caicara de Maturín, Primer Distrito Agroindustrial del Oriente Venezolano; Este decreto tiene que ver con que esta zona del estado, tiene las tierras más fértiles de la región y presentan una posibilidad de productividad mayor que otros terrenos, aunque muchos piensen que ese decreto o ese impulso que se ha dado a esa zona es porque soy nativo de allí, pero justamente es por la posibilidad de productividad que tiene esa zona, no es casualidad que todos los gobiernos anteriores hayan impulsado la instalación de sistemas de riego y sistemas de silos alrededor de estas tierras. Por cierto en pleno auge impulsado durante mi gestión, se llegaron a contabilizar más 150 gandolas diarias que circulaban por una vialidades estrechas y precarias, de apenas 7 metros de ancho y de allí es de donde surge la necesidad de elaborar los grandes proyectos de autopistas en los perímetros desde y hacia el municipio Cedeño.

Me indigna cuando vuelvo la vista atrás y observo como el pueblo de Monagas que tanto le dio y le sigue dando a la economía nacional, no tenga nada que agradecer a Hugo Chávez, todas sus promesas quedaron en palabras y sueños incumplidos. Para muestra un botón: Chávez ofreció al pueblo de Caripito construir una nueva refinería desde el año 2002, les ofreció reactivar el puerto del río San Juan, lo cual nunca se realizó y allí está Caripito, arruinado y como novia de pueblo, su gente vestida y alborotada. Asimismo ofreció una industria de sacos de rafia, para suplir las necesidades de empacado de cemento (cuyo movimiento de tierra fue ejecutado por mi gestión) de la Planta de Cemento Cerro Azul, ubicada en el municipio Punceres, con 15 años de ineficiencia, entre su construcción y su operatividad, creada a través de un convenio con la República Islámica de Irán (otro negocio chucuto de la revolución). Otro ejemplo, de tan extrema ineficiencia y corrupción es el Central Azucarero de Monagas, ubicado en las cercanías de Guayabal en el que se invirtieron miles de millones en vialidad y servicios, para instalar una vieja planta usada cubana y tampoco logró cumplir la expectativa creada. Chávez imploró a sus técnicos estrella que construyeran una Planta Termoeléctrica en las cercanías del pueblo del Tejero, para surtir de energía a todo el oeste de Maturín y hasta Punta de Mata, pues era incoherente tener problemas de electricidad con tanto gas desperdiciado en los quemadores de las macoyas del PIGAP y otros proyectos pero era demasiado pedir.

¿Por qué no se concluyeron todas esas obras y proyectos productivos? Seguirán endosando la responsabilidad a la derecha fascista, al imperio, a Donald Trump. El intergaláctico no aportó un Bolívar a la ejecución planificada y sistemática de obras educacionales, asistenciales, viales, en general de infraestructura agroproductiva, que constituyeron el plan general del estado Monagas, elaborado y ejecutado por los equipos de profesionales de MIGATO, en conjunto con la dirigencia comunitaria, tales como el distribuidor vial, la ampliación de la planta potabilizadora del Bajo Guarapiche, ni en los 72 km de autopista construidos, en la consolidación de más de 150 barrios convertidos en urbanizaciones en todo el estado, ni en la construcción, ampliación de escuelas y liceos en todo el estado. Al fin y al cabo todo lo realizado en esos ocho años fue con dinero que le correspondía por ley al pueblo de Monagas y a pesar de que ya en 2008, Chávez estaba mostrando abiertamente su oposición al federalismo y comenzó a recortar recursos a los estados, creando varios fondos fantasmas para desviar nuestro dinero y financiar terrorismo, dejando muchos proyectos pendientes. La verdadera razón es que no perdonaban desde el Ejecutivo Nacional ver el éxito de una gestión, que beneficiaba a la gente y recibía el reconocimiento de todos, a una administración eficiente del equipo político en el cual MIGATO, con su estructura siguiendo directrices de la gobernación, llevaba la batuta en dar respuesta real por su cercanía a los más necesitados. A pesar de toda esa oposición soslayada del difunto y sus chimbos ministros, pudimos ver florecer a nuestra tierra y allí estaremos para rescatar lo destruido y continuar lo abandonado en los próximos años.

Después de las amenazas en mi contra, de convertirme en polvo cósmico o desearme la muerte, Dios se lo llevó bien lejos y llevando candela de la buena en la quinta paila del infierno y próximamente si Dios lo permite saldrán sus herederos con los pies hacia delante y dentro de bolsas negras, que destrozaron y saquearon nuestra bella Venezuela. No perdamos más tiempo en ver lo que no hicieron y lamentarnos del desastroso resultado de sus acciones; Emprendamos la ruta hacia la reconstrucción, pues ya estamos listos para liberar a nuestro país y los que estamos en la cárcel del exilio, pronto volveremos para sumarnos al ejército de hombres y mujeres que soñamos con reconstruir el país que le robaron a nuestros hijos y nietos.

Quedo emocionado dibujando en mi corazón y mi mente, todos los planes para ver a mi Monagas próspera y feliz. Sigo defendiendo la libertad y luchando contra el comunismo con lo único que me queda MI PLUMA Y MI PALABRA

José Gregorio “El Gato” Briceño Torrealba


Ex-alcalde, Constituyentista, ex-diputado AN, y ex-gobernador del Estado Monagas. Luchador incansable por el rescate de la democracia en mi patria VENEZUELA

Sígueme por
Twitter :@josegbricenot
Instagram: @josegbricenot
Facebook :José Gregorio El Gato Briceño