Alexey Eremenko: El caso del periodista Golunov expone el “estado sumergido” de Rusia

Algunas de las lecciones del caso del periodista ruso Ivan Golunov son obvias, como la creciente voluntad de la sociedad rusa de enfrentarse a los poderes que están por encima de lo que percibe como los abusos más graves a sus derechos .

Pero también muestra cosas más profundas sobre el funcionamiento del sistema de poder ruso que los empresarios y los analistas de políticas harían bien en atender.

Golunov fue arrestado en Moscú con cargos de posesión de drogas la semana pasada, pero fue liberado el 11 de junio en medio de una protesta pública casi sin precedentes. La versión dominante de los eventos es ahora que las drogas probablemente fueron sembradas por la policía, posiblemente actuando por mandato de las personas objetivo de las investigaciones de Golunov. Al mismo tiempo, la reacción violenta del público fue limitada por la policía: una manifestación no autorizada para exigir castigo para los responsables del caso, el 12 de junio, terminó con más de 500 detenidos.

Muchos funcionarios hicieron grandes esfuerzos para señalar que el presidente Vladimir Putin no tuvo nada que ver con el arresto de Golunov . A pesar de la opinión generalizada de que Rusia era un monolito que se desarrollaba en estricto paso con el Kremlin, se nos dijo que no se podía encontrar a Putin en el caso Golunov.

En cambio, el arresto de Golunov fue orquestado por un grupo de individuos que formaron una pequeña parcela del gran gobierno nacional, justo debajo del Kremlin y sus aliados más cercanos. En el centro de Moscú, a la vista del Kremlin, hay actores totalmente independientes que periódicamente se vuelven locos con un efecto catastrófico. Esto es para no decir nada sobre lo que puede suceder en Vladivostok o Novosibirsk.

Esta capa de gobierno puede ser incluso más opaca que los corredores más internos del Kremlin. Y es la capa que la mayoría de los inversores internacionales encuentran con mayor frecuencia.

En la Rusia de hoy, Putin y un puñado de otros políticos son el “estado visible”, el que toma las decisiones estratégicas y representa a Rusia ante los ojos del mundo y su propio electorado. Pero debajo de ellos, está el “estado sumergido”: una vasta red de actores de nivel inferior que prestan un servicio especial al “estado exterior”, pero que definitivamente tienen su propia agenda.

Lo que está en esta agenda es, de hecho, exhibido por las fascinantes investigaciones de Golunov (muchas de las cuales están disponibles en inglés). Pintan una imagen poco favorecedora (por decir lo menos) de servidores públicos que supervisan el drenaje milagroso de los fondos estatales, distribuyen licitaciones estatales a sus afiliados, realizan proyectos públicos cuestionables a pesar de la oposición popular, o patrocinan varios esquemas de enriquecimiento en el extremo opuesto de la legalidad. .

Pocas investigaciones de Golunov dieron como resultado un seguimiento oficial, pero esto solo resalta el problema. El “estado sumergido” de Rusia abarca todas las ramas del poder y comprende a personas cuyo objetivo en el cargo es con demasiada frecuencia la malversación y enriquecimiento ilícito, no sutilezas como el estado de derecho o el bienestar público.

Lo que muestra el caso de Golunov es hasta qué punto este “estado sumergido” no está sincronizado con el “estado visible”. O tal vez sea al revés: mientras Putin y los demás formuladores de políticas están inmersos en juegos de política exterior y estrategias 2030, las personas que supervisan las operaciones diarias del estado ruso han desarrollado sus propias metas, mucho menos elevadas, pero a menudo más rentables .

Lo que también mostró el caso de Golunov es cómo esta falta de sincronicidad se contrapone al “estado visible”. El caso de Golunov ahora suele ser atribuído a algunos funcionarios de nivel medio de Moscú o a agentes de seguridad, muy por debajo del nivel de Putin. Y, sin embargo, sus supuestas acciones enloquecidas han echado a perder el gran día de Putin: el 8 de junio, el día del foro económico de San Petersburgo, cuando Putin es tradicionalmente el principal productor de noticias, Golunov lo superó en el número de menciones en los medios.

Además, el “estado sumergido” parece estar buscando protección contra el “estado visible”, si no es que está chantajeando directamente a Putin y Co. para obtener apoyo. La política oficial de Putin siempre ha sido dura con las protestas públicas porque se las considera una amenaza para su poder.

En el caso de Golunov, incluida la manifestación del 12 de junio, el público estaba protestando contra los actores de nivel inferior vistos como abusadores de su cargo. Pero debido a la narrativa oficial de “ningún paso atrás”, las autoridades decidieron tomar medidas enérgicas contra los manifestantes, que no hacen más que aumentar las tensiones en todo el país y eliminar las calificaciones de Putin.

Todo esto puede ser directamente relevante, no solo para los analistas políticos, sino también para las empresas extranjeras que trabajan en Rusia. Los socios locales de tales negocios a menudo pueden tener currículos oficiales impecables e incluso perfiles de medios, pero esas cosas no necesariamente reflejan una conexión con algún actor de “estado sumergido”.

Y así, un proyecto de negocios atractivo que, en el papel, parecía inofensivo como un gatito recién nacido podría estallar en una sucia pelea entre el público y el “estado sumergido”. Los actores involucrados arrastran la reputación del socio extranjero hasta el fondo.

Un caso reciente en la propia práctica de la empresa Control Risks vio como un caso de estos se desarrollaba. Una importante institución financiera extranjera estaba dispuesta a aportar dinero y tecnología a un proyecto de obras públicas apoyado por el estado en Rusia. Sin embargo, nuestra investigación demostró a la institución que, de hecho, el proyecto se ha visto envuelto en una violenta lucha con la oposición popular debido a las numerosas fallas del proyecto y al fracaso de sus patrocinadores del “estado sumergido” para dar cuenta de la reacción pública.

El “estado sumergido” ruso no va a ninguna parte, incluso una revolución probablemente no sería suficiente para eliminarlo, como lo demuestra Ucrania, un pasajero del mismo barco. La única fuerza capaz de domesticarlo es el público, y este es un trabajo que abarca décadas.

Si bien este arduo trabajo sigue avanzando, las empresas y los políticos extranjeros harían bien en recordar que incluso los planes y promesas más brillantes de Putin pueden ser descarrilados por un solo funcionario de la cadena de mando que persigue su propia y dudosa agenda.

 


Alexey Eremenko es consultor en Control Risks y ex periodista de The Moscow Times.

Publicado originalmente en The Moscow Times. | Traducción libre del inglés por lapatilla.com