¿Huawei en Alemania? Un pésimo negocio

Peter Limbourg es director general de Deutsche Welle

 

China censura los contenidos de cadenas de información extranjeras. Encargar la expansión de la infraestructura de información a una empresa china es demasiado peligroso, opina Peter Limbourg, director general de la Deutsche Welle

Por DMB | lapatilla.com

La empresa china Huawei quiere participar en el desarrollo de la red 5G en Alemania. Esta tecnología acelerará radicalmente el acceso móvil a Internet. Así que una empresa china quiere velar por que obtengamos información más rápida.

Hablamos de la misma China que controla con vigor su propio Internet y sus plataformas de medios sociales. Con mucho esfuerzo técnico, China se asegura de que la información desde Alemania no llegue a su población.

En China reina la censura

Todos los contenidos de Deutsche Welle, especialmente en lengua china, son masivamente bloqueados en China. El trabajo de periodistas de DW en China es prácticamente imposible. Solo con el uso de software para eludir la censura, una pequeña parte de los chinos puede recibir información no censurada desde Alemania y Europa.

Pekín también lleva a cabo este acto hostil contra los contenidos en idioma chino de otras emisoras internacionales, como por ejemplo la BBC. Y el paternalismo hacia la propia población sigue aumentando desde algunos días. Ahora, los contenidos online de los diarios alemanes Frankfurter Allgemeine Zeitung y Sueddeutsche Zeitung ya no son accesibles.

El Partido Comunista no quiere que la gente se informe y debata sobre los derechos humanos en China. Indeseables son también las noticias sobre los uigures en los campos de reeducación y sobre la situación de los tibetanos.

Mientras tanto, las cadenas de información chinas en Alemania son gratuitas y accesibles. Periodistas chinos pueden trabajar e informar libremente. Los políticos alemanes, como la canciller o el ministro de Asuntos Exteriores, llaman repetidamente la atención sobre esta grave diferencia. Sin éxito. El bloqueo continúa.

La libertad de prensa no es negociable

Todos los intentos de DW de entablar un diálogo con la parte china han fracasado o han sido infructuosos. “Si dejan de informar críticamente, podemos hacer negocios”, dice Pekín. Pero la libertad de prensa y la libertad de información no son negociables y la libertad de expresión es un derecho humano universal. Además, la oferta de DW en chino también incluye informes sobre cultura, negocios y ciencia en Alemania. Es una plataforma que pretende construir puentes entre China y Alemania.

Pero China seguirá pisoteando la libertad de prensa y bloqueando los contenidos de DW si esta forma de actuar no tiene consecuencias. En resumen, Pekín solo responde a la presión.

Algunos alegan que Huawei es una empresa privada y por lo tanto no responsable de la política del gobierno. Los que realmente crean eso son al menos ingenuos. El Partido Comunista es capaz de controlar todo en China. Puede ser que no siempre tenga éxito y que incluso muestre poco interés en algunas áreas no tan criticas. Pero esto ciertamente no se aplica a las inversiones de miles de millones de dólares de una empresa china en Europa, especialmente cuando se trata de alta tecnología sensible y relevante para la seguridad.

Parece difícil de creer que las empresas alemanas o europeas no sean tecnológicamente capaces de construir una red de telecomunicación moderna. Puede que tome un poco más de tiempo, pero nuestras habilidades de ingeniería son apreciadas en todo el mundo.

Un buen negocio requiere que ambas partes queden satisfechas. Mientras China no permita un verdadero intercambio de información, una sociedad libre y democrática como la nuestra no podrá quedar satisfecha. Por lo tanto, dejar a Huawei participar en el desarrollo de la red 5G sería un muy mal negocio.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas.