Asesinaron con un disparo en el rostro a un soldado en Nicaragua

Soldados de Nicaragua, imagen referencial.
Soldados de Nicaragua, imagen referencial.

 

Un miembro de las Fuerzas Armadas de Nicaragua fue encontrado muerto, con un disparo en el rostro, en una comunidad rural del norte del país, informó este domingo la Policía Nacional.

El soldado Juan Francisco Espinoza Ramírez, de 43 años, “presentaba impacto de bala en la barbilla, con orificio de salida en la parte superior de la cabeza”, según el reporte policial.

Investigadores de la Policía, así como peritos y médicos forenses, dictaminaron que se trató de una “muerte suicida”, indicó la institución.

En su reporte, la Policía no hizo referencia al escenario donde fue encontrado el cadáver, ni de posibles razones para el suicidio.

Espinoza falleció la tarde de ayer sábado, en la comunidad rural de San Ramón, del municipio de Palacagüina, cerca de la frontera con Honduras, de acuerdo con la Policía nicaragüense.

El soldado pertenecía al batallón de infantería mecanizada del Ejército de Nicaragua.

La muerte de Espinoza despertó curiosidad en Nicaragua, ya que el país atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos, presos y desaparecidos, miles de heridos, así como decenas de miles en el exilio, desde el estallido social contra el presidente Daniel Ortega en abril de 2018.

La zona donde fue encontrado el cuerpo es cercana a una donde opositores y organizaciones defensoras de derechos humanos han reportado “ejecuciones selectivas” contra campesinos, en el marco de la crisis.

Hace dos semanas el jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés Castillo, se mostró a favor de Ortega en el tema de la crisis, por primera vez tras casi un año y medio de guardar silencio.

El Ejército de Nicaragua ha sido señalado por algunos expertos en temas de seguridad como supuesto colaborador del Gobierno en los ataques armados letales, contra personas y ciudades que mostraron su rechazo a Ortega en 2018.

Algunos miembros retirados de las Fuerzas Armadas han sido identificados por la población como jefes de los paramilitares que, armados de fusiles AK-47, realizan secuestros de opositores, mientras desde el lado oficialista les llaman “héroes de la paz”.

La crisis de Nicaragua ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que responsabiliza al Gobierno por la violencia local, así como por crímenes “de lesa humanidad”. EFE