Su esposa lo grabó teniendo sexo con pollos y terminó tras las rejas

Cortesía

 

 

Una trabajadora social filmó videos caseros deformados de su esposo teniendo sexo con pollos en el sótano de su casa, según ha escuchado un tribunal en Reino Unido.

Por: DailyMail

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Las horribles imágenes de Rehan Baig abusando de las aves, que eran mascotas de la familia, se guardaron con el nombre de archivo ‘videos familiares’ y fueron filmadas por su esposa Haleema.

La pareja tenía una cámara GoPro instalada en el sótano de su casa para capturar las imágenes de ambos complaciéndose en actos ‘depravados y pervertidos’.

La corte de Bradford Crown escuchó que Haleema Baig se unió a su esposo en los videos y que, en un momento, alteró entre tener relaciones sexuales con su esposa y los pollos.

Los pollos marrones y blancos murieron como resultado de la actividad sexual de Baig, de 37 años, con ellos, escuchó el tribunal.

Fue encarcelado durante tres años por un juez que le dijo que su comportamiento había sido “depravado, despreciable y pervertido” y “haría que cualquier miembro de la sociedad que pensara correctamente se sintiera mal del estómago”.

Haleem Baig, de 38 años, admitió haber sido cómplice de las acciones enfermas de su esposo, pero se salvó de la cárcel después de que un juez escuchó que había pruebas de que había sufrido abuso doméstico a manos de Baig.

Los delitos salieron a la luz después de una redada en la casa de la pareja en Great Horton, Bradford, West Yorkshire, el 9 de julio del año pasado por parte de la Agencia Nacional del Crimen, que actuaba con inteligencia de que Baig tenía imágenes de abuso sexual de niños.

Se incautaron y examinaron dos torres de computadoras, una computadora portátil y un teléfono móvil y se recuperaron imágenes y videos de abuso infantil.

Sin embargo, los investigadores encontraron más de lo que esperaban cuando se dieron cuenta de los repugnantes actos en las pollos y un perro capturado en algunas de las imágenes en las que aparecía el propio Baig.