China está violando las sanciones estadounidenses contra el régimen de Maduro

Un petrolero es visto en el mar afuera de la refinería de petróleo de Puerto La Cruz. REUTERS / Alexandra Ulmer

 

 

En medio de las diversas amenazas de China a Estados Unidos, ha surgido una nueva: el país asiático está socavando la política exterior de Estados Unidos en América Latina al comprar petróleo de Venezuela, una clara violación de las sanciones. La mala conducta de China compromete los esfuerzos de Estados Unidos para conjurar una transición democrática en Venezuela. El objetivo de las sanciones estadounidenses es aplicar “la máxima presión” al régimen de Nicolás Maduro y su élite para que la coalición gobernante se vea obligada a negociar una transición política en Venezuela. Pero si Beijing sigue comprando petróleo de Venezuela, las sanciones no cumplirán su objetivo.

Por JORGE JRAISSATI | National Review

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

En febrero, China compró tres cuartas partes de todas las exportaciones de petróleo venezolano. Como resultado, la exportación de petróleo de Venezuela aumentó a 700 mil barriles por día en febrero, su nivel más alto en un año, duplicando sus exportaciones desde junio de 2020. Todo esto es de acuerdo con los documentos internos de la industria petrolera estatal venezolana PDVSA, y los nuevos datos de seguimiento puestos a disposición por el proveedor de datos financieros de Refinitiv Eikon.

Dado que la compra de petróleo de Venezuela está prohibida por el Departamento del Tesoro, China no compró el petróleo a través de su industria petrolera estatal, China Petroleum Corp. En cambio, las transacciones se realizaron a través de una serie de empresas chinas que no tienen ningún historial de comerciar petróleo. Estas empresas generalmente se denominan “clientes fantasmas”, ya que sirven como intermediarios para hacer negocios con una empresa autorizada. Esto ha permitido a China Petroleum Corporation informar de cero compras de petróleo de Venezuela desde finales de 2019.

Según el servicio de monitoreo de petróleo Tanker Trackers, este proceso comenzó en agosto de 2020, cuando un petrolero chino (identificado como Kyoto) transportó crudo venezolano a China. El petrolero cargó aproximadamente 2 millones de barriles de crudo pesado y navegó hacia China sin su transpondedor encendido y con pintura sobre su nombre para ocultar su identidad y evitar ser detectado (un método conocido como “viaje oscuro”).

La transgresión de China de las sanciones estadounidenses impuestas al régimen chavista es cualquier cosa menos un esfuerzo aislado. Según la firma Kpler, China también está importando petróleo de Irán, quizás la nación más sancionada del mundo. Kpler estima que aproximadamente 900 mil barriles de petróleo se envían desde Irán a China por día.

Además, China acaba de acordar invertir 400 mil millones de dólares en Irán durante los próximos 25 años a cambio de petróleo iraní. La inversión cubrirá numerosos sectores, incluidos banca, telecomunicaciones, puertos, ferrocarriles, atención médica y tecnología de la información.

Hay cuatro conclusiones importantes para la política exterior estadounidense de toda esta información.

Primero, los regímenes sancionados aprenden con bastante rapidez cómo evitar las sanciones extranjeras. Recientemente, la disidencia democrática venezolana reveló que el régimen de Maduro ha estado enviando oro a Mali a través de aviones rusos. El oro se refina en Mali y luego se vende en los Emiratos Árabes Unidos. El informe afirma que el esquema permitió al régimen de Maduro obtener ganancias de al menos mil millones de dólares.

En segundo lugar, el gobierno de Estados Unidos no está ajustando su política de sanciones a estos nuevos desafíos geopolíticos, que es un tema que planteé en octubre pasado. En ese momento, escribí sobre el mecanismo que Irán ha estado utilizando para enviar gasolina a Venezuela, que ahora se utiliza para enviar más de 40 mil barriles de gasolina por día a Venezuela. Esto es a cambio de que Venezuela le dé a Irán no solo petróleo y oro, sino también el control de refinerías clave de PDVSA, como la refinería El Palito, que puede procesar más de 140 mil barriles de combustible por día.

En tercer lugar, China está buscando activamente socavar las estrategias de Estados Unidos sobre Venezuela e Irán, ya que ambas estrategias asumen la capacidad de Estados Unidos para presionar a estos dos regímenes: en Venezuela, para que el país experimente una transición política, y en Irán, para que el régimen de Rouhani sea forzado a una nueva negociación nuclear.

Y cuarto, la administración Biden sigue siendo reacia a imponer sanciones a China, a pesar del mal comportamiento de Beijing. Los funcionarios estadounidenses le dijeron al Wall Street Journal que, aunque saben que China está violando las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, la administración tendrá cuidado de usar cualquier medida contra Beijing porque, “si golpeamos fuerte, podrían tomar represalias”.

Por lo tanto, la administración Biden tiene que tomar una decisión con respecto a la política de sanciones de Estados Unidos. Mi recomendación es que el momento de actuar es ahora, antes de que estos regímenes hostiles sigan estrechando sus lazos militares, energéticos y económicos. Estados Unidos tiene que ajustar su política de sanciones a las acciones de China y, a pesar del riesgo de represalias, tiene que sancionar a Pekín por sus malas conductas. De lo contrario, las sanciones no lograrán los objetivos previstos (ya sea la democratización de Venezuela o el logro de un nuevo acuerdo nuclear iraní). De hecho, la aplicación deficiente de las sanciones empeorará las cosas para Estados Unidos, el pueblo de Venezuela y el equilibrio de poder en el hemisferio occidental, al aumentar la influencia de Irán y China en la región a través de Venezuela.