Secretos de Reese Witherspoon: Relación tóxica, abuso y un escandaloso arresto

Reese Witherspoon se convirtió en la actriz más rica del mundo al vender su productora por 900 millones de dólares (Reuters)

 

Reese Witherspoon ha pasado de ser una estrella de cine a convertirse en una de las mujeres más poderosas de la industria del entretenimiento. Ganadora del Oscar por la película “Walk the Line”, la protagonista de éxitos de taquilla como “Legalmente Rubia”y “Cruel Intentions” es una de las intérpretes más importantes de su generación. En un paso más en su escala de poder vendió una parte de su productora Hello Sunshine, que fundó en 2016, por USD 900 millones. Esta operación la convirtió, según Forbes, en la actriz más rica del mundo, con una fortuna estimada en más de USD 400 millones.

Por: Infobae

Fundadora del movimiento Time’s Up y ferviente feminista, la actriz de Nueva Orleans que saltó a la fama hace dos décadas está en el punto de su carrera en el que ha conseguido no tener que dar explicaciones a nadie. “Odio leer guiones en los que no está involucrada ninguna mujer porque inevitablemente llego a ese punto en el que la chica se gira y pregunta al chico: ‘¿Qué hacemos ahora?’. ¿Conocen a alguna mujer que en una situación de crisis no tenga ni idea de qué hacer? Es ridículo pensar que una mujer no sabría qué hacer”, dijo la estrella en un aclamado discurso que se volvió viral en las redes sociales.

“Me di cuenta de que si no empezaba a concebir oportunidades para mí y para otras mujeres, no lo iba a hacer nadie”, dice la intérprete, que está casada desde 2011 con el agente de talentos, Jim Toth, que representó a estrellas como Matthew McConaughey o Robert Downey Jr. Y su apoyo a las mujeres no abarca solo el cine, sino que también ha llegado al mundo literario. Libro que recomienda, libro que se agota.

“Quiero que muchas mujeres hagan mucho dinero”, dijo la actriz a la revista Time en la edición de abril que le dedicó su tapa y la situaba como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo. Y para buscar la igualdad en el cine con historias creadas por y para mujeres, la actriz-que estudió la carrera de Literatura Inglesa en la Universidad de Stanford, que dejó para dedicarse de lleno a la actuación- quiere construir un imperio mediático. Su olfato a la hora de elegir proyectos la convirtió en una exitosa productora de series como “Big Little Lies”, “The Morning Show” y “Little Fires Everywhere”.

“Yo también”

 

La protagonista de “Big Little Lies” había relatado en 2017 que a los 16 años un director abusó sexualmente de ella

 

Cuando la ola de empoderamiento de las mujeres en Hollywood construyó el movimiento #MeToo en 2017, Witherspoon compartió que había sido agredida sexualmente por un director cuando tenía 16 años y que había sufrido otros incidentes de abuso. Al final de 2017, dijo, fue un momento difícil: apenas dormía, luchó con la ansiedad, se enfrentó a recuerdos que había cerrado durante mucho tiempo. Y aunque ha optado por no nombrar a sus abusadores, la actriz aseguró que ha podido hablar con las personas que eran responsables de su seguridad, pero que no la protegieron. La parte más curativa, dijo, fue encontrarse con otras mujeres a las que impulsó a hacer un cambio en sus vidas.

En una entrevista con Vanity Fair, reflexionó sobre todo lo que tuvo que atravesar a lo largo de los años que lleva trabajando en la industria cinematográfica. “Me pasaron cosas malas. Fui abusada, acosada y no una sola vez”, comentó sobre su pasado. “Cada uno cuenta su historia en el momento que puede, cuando está listo”, sentenció.

La intérprete habló por primera vez de lo que le había ocurrido durante un evento en Hollywood en octubre de 2017. A medida que más y más mujeres contaban sus propias historias, Witherspoon dijo que se sintió obligada a romper su silencio. “Tengo mis propias experiencias que me han vuelto muy vívidas y me resulta muy difícil dormir, pensar y comunicar muchos de los sentimientos que he tenido sobre la ansiedad, la honestidad, la culpa por no hablar antes”, dijo en ese momento. “Siento verdadero disgusto con el director que me agredió cuando tenía 16 años y enojo con los agentes y los productores que me hicieron sentir que el silencio era una condición de mi empleo”.

“Desearía poder decir que fue un incidente aislado, pero lamentablemente no fue así. He tenido múltiples experiencias de acoso y agresión sexual y no hablo de ellas con mucha frecuencia”, confesó la estrella en ese entonces. Agregó en su discurso que escuchar a otras personas “me hizo querer habla en voz alta”, ya que ya no se sentía “sola” con su trauma.

Witherspoon aseguró que cuando este hecho sucedió, la situación social era distinta. “Hace 25 años, cuando me sucedieron estas cosas, no se hablaba de esto públicamente. No había espacios para contar las historias tampoco. Las redes sociales han creado nuevos canales en donde las personas pueden expresarse. Eso antes no estaba. Eso nos da fortaleza gracias al poder que se genera”, afirmó la actriz, que trata el tema del acoso en “The Morning Show”, la serie de Apple TV+ que protagoniza junto a Jennifer Aniston.

También explicó a la publicación que nunca quiso que su carrera se basara en el atractivo sexual, algo en lo que tuvo que trabajar duro en proyectos cuidadosamente seleccionados. “Cuando entré en este negocio existían todas estas revistas dedicadas a hombres que nos decían cómo debíamos lucir. Nunca salí en la revista Maxim, nunca me llamaron para ser tapa de GQ, y eso me gusta porque no es la forma en que quería que me vieran. Yo misma no me veo así”. Fue por esto que decidió apoyarse en el humor. “Siempre quise ser graciosa. No puedes volverte obsoleta si haces reír. ¿Sabes que se vuelve obsoleto? Tu cuerpo. Los pechos se caen, tu cara se arruga, tu trasero se cae, pero siempre puedes ser graciosa”.

La relación abusiva que cambió su vida para siempre

 

Ryan Phillippe y Reese Witherspoon en los premios Oscar (Photo by SGranitz/WireImage)

 

En una sincera charla con Oprah Winfrey en 2019, Reese habló de su vida privada cuando la popular conductora le preguntó acerca de la decisión más difícil que tuvo que tomar. “Dejar una relación abusiva”, fue la respuesta de la actriz. “Sufrí abuso verbal y psicológico, y había como una línea en la arena que se cruzó, y mi cabeza hizo un clic y ahí supe que, si bien iba a ser muy difícil, yo no podía seguir en ese lugar”, expresó. Witherspoon ahondó no tanto en lo que perdió en ese vínculo sino en lo que aprendió en el proceso.

“Fue una relación muy profunda y yo era muy joven, si no hubiese pasado todo eso, yo jamás me hubiese convertido en la persona que soy hoy, me cambió en el sentido de que me defendí a mí misma cuando estaba llena de dudas, que es lo que pasa cuando alguien te daña la autoestima”, remarcó la actriz, que prefirió reservarse el nombre. Eso no impidió que todos apuntaran que Witherspoon hablaba de su primer marido, Ryan Phillippe, quien fuera acusado en 2017 por violencia de género por una ex novia, la modelo Elsie Hewitt.

Los jóvenes actores se conocieron en el cumpleaños de la actriz, quien en 1997 recibía con amigos la llegada de sus 21. Reese vio al actor en su festejo y, con algunas copas de más, le dijo: “¡Creo que vos sos mi regalo de cumpleaños!”. Así recordó Witherspoon el momento. “No sé qué se apoderó de mí, quizá los siete tragos que había tomado, pero le dije eso, él se sintió halagado, pero ahora que lo pienso fue completamente vergonzoso”, declaró en 1998. La boda se produjo en Charleston, Carolina del Sur, el 5 de junio de 1999, tres meses antes de la llegada de su primer hija, Ava. En el plano laboral, protagonizaron “Juegos sexuales”, una película que fue un verdadero boom y catapultó a la fama al matrimonio.

El director Roger Kumble y Phillippe se unieron para convencer a Witherspoon, que entonces tenía 22 años, para que interpretara a Annette en la película.

El rodaje fue muy duro para la pareja. “Reese y yo teníamos que filmar una escena en la que nos decíamos cosas horribles por cuatro horas, y una vez que terminamos salí del set y vomité, fue como un castigo emocional”, contó el actor. Por su parte, Witherspoon también se vio afectada por la intensidad de la filmación, al punto tal de que improvisó la famosa cachetada que Annette le da a Sebastian. “Se sintió mal por las cosas que le estaba diciendo, así que fue y lo hizo, a Roger le gustó tanto que la incorporó a la escena”, recordó.

Phillippe y Witherspoon se separaron en 2007 después de ocho años de matrimonio. Al recordar su separación, tanto Phillippe como Reese reconocieron que el problema más importante era la edad. “Me casé a los 23 años, y a los 27 ya era mamá de dos niños, entonces… no lo sé, también es bueno conocerse uno mismo. No cambiaría nada de lo que pasó, pero ahora le digo a mi hija que es a los 25 cuando realmente vas a empezar a saber quién sos”, subrayó la actriz, quien jamás se pronunció respecto a los rumores de infidelidad de Phillippe con su colega Abbie Cornish en el rodaje de la película “Stop Loss”.

Para aquellos que no lo recuerdan, Witherspoon y Phillippe presentaron el premio al Mejor Maquillaje en la 74º edición de los premios de la Academia de Hollywood en 2002. Después de anunciar los nominados, Witherspoon se dirigió a Phillippe y le preguntó si podía leer el ganador, a lo que su entonces esposo respondió: “Tú ganas más que yo. Adelante”.

Se le preguntó a Witherspoon sobre el incómodo momento en el podcast “HFPA In Conversation”, donde recordó lo “desconcertada” que se sentía por el comentario de su entonces pareja. “Él dijo eso, y no, no estaba escrito. No me dijo que iba a decir eso. Así que estaba un poco desconcertada en el momento”, señaló la actriz. “Hay tan pocas mujeres que ganan mucho dinero que a veces se sienten avergonzadas por ello”, añadió.

 

Reese Witherspoon con su marido y sus tres hijos

 

Witherspoon recordó el día que su hija llegó a casa de segundo grado llorando por un comentario que le hicieron sobre el dinero de su madre. Witherspoon contó que Ava se sintió “muy avergonzada” cuando sus compañeros de clase mencionaron el hecho de que su madre era una de las actrices mejor pagadas de Hollywood. “Le dije: ‘Nunca te sientas avergonzada de que una mujer gane más dinero’. Hay mujeres en todo el mundo que no tienen la oportunidad, la educación o la capacidad de ganar dinero que merecen”, afirmó.

“Tengo una relación interesante con la palabra poder”, continuó diciendo. “Solo espero en mi vida poder ayudar a más mujeres a ganar más dinero. La estabilidad financiera es libertad”.

En 2011, la ganadora del Oscar se casó con Jim Toth, un poderoso agente de Hollywood, luego de terminar un noviazgo de casi dos años con el actor Jake Gyllenhaal.

Una mala noche para Reese y su marido

El nombre de la actriz rara vez está vinculado a un escándalo, pero en 2013 fue noticia cuando su marido fue detenido en Atlanta por conducir ebrio. Al ver la situación, Witherspoon salió de su auto muy molesta y se enfrentó al policía gritando que era una ciudadana estadounidense y podía hacer lo que quisiera. Mientras el oficial la esposaba, la intérprete le hizo una desafortunada pregunta: “¿Usted sabe quién soy yo”. Tras la filtración del video, Witherspoon se disculpó públicamente tanto con el policía, como con el público.

“Quiero decir que claramente tomé algunos tragos de más y estoy profundamente avergonzada por las cosas que dije. Tenía miedo por mi esposo, pero eso no es excusa. Fui irrespetuosa con el oficial que solo estaba haciendo su trabajo. Las palabras que usé esa noche definitivamente no reflejan quién soy. No tengo nada más que respeto por la policía y lamento mucho mi comportamiento”, se excusó en ese entonces.

Según la revista People, la actriz tuvo que pagar USD 213 de multa, mientras que Toth sirvió 40 días de servicio comunitario y tuvo que asistir a clases de educación vial.

En una entrevista por ABC News, Reese se volvió a mostrar genuinamente avergonzada por su proceder. “Me da mucha vergüenza, pero vi que estaban arrestando a mi marido y empecé a decir cualquier cosa, hasta dije que estaba embarazada. Fui muy irrespetuosa”, se lamentó. La pareja sorteó el mal momento y nunca más se les conoció un escándalo.

Su traumática experiencia durante el rodaje de “Alma Salvaje”

 

Reese Witherspoon sufrió ataques de pánico durante el rodaje de “Alma Salvaje” (AFP)

 

A pesar de tener una trayectoria impecable, Reese admitió que el papel protagónico en “Wild” (”Alma salvaje”), la adaptación cinematográfica del superéxito de ventas de la autora Cheryl Strayed, la dejó sintiéndose como una persona completamente diferente. Si para Strayed -quien además de escribir la historia la había vivido en primera persona- fue duro caminar en casi completa soledad durante casi 1.800 kilómetros, el reto tampoco fue fácil para la actriz estadounidense.

En una entrevista con Tracee Ellis Ross para la revista Interview, la intérprete admitió que “tenía tanto miedo” al hacer el filme que se estrenó en 2014 sobre la caminata por el sendero Pacific Crest Trail que sufrió ataques de pánico y probó la hipnosis para ayudarla a sobrellevar la situación. “Tenía muchísimo miedo de hacerla”, confesó la actriz sobre cómo fue el proceso de enfrentarse a la película y a su rodaje. “Me sometí a hipnosis, estaba asustadísima. Tuve ataques de pánico durante tres semanas antes de empezar a filmar”.

Toda una historia de superación que Witherspoon vio que tenía varios elementos que eran difíciles de afrontar, tanto de la temática -por eso la actriz prefirió producirla ella misma- como de la filmación en sí. “Estaba el tema de la desnudez, el sexo, la cuestión de tomar drogas… Pero también estar sola delante de la cámara sin más actores”, reflexionó. “Nunca había estado rodando escenas sola durante días y días. Hubo unos 25 días del rodaje donde no tuve ningún actor frente a mí. Éramos yo, la cámara y mi mochila”.

Sin embargo, al final se convirtió más en un reto mental que en un aburrimiento. De hecho, en 2014 contó en Vulture que esta había sido “por lejos” la película más difícil de su vida, también en lo físico, donde repetía y repetía escenas cargada con una mochila que pesaba 30 kilos. “No parábamos de rodar en esas localizaciones remotas. No parábamos para comer, solo comíamos snacks, ni para ir al baño. Suena de locos, pero fue increíble. Fue una inmersión por completo, nunca me sentí tan cerca del equipo. Literalmente nos empujábamos para subir las montañas y nos llevábamos los unos a los otros”.

 

Reese Witherspoon en “Alma Salvaje” (The Grosby Group)

 

Fue la propia Witherspoon quien decidió no solo entrar en ese proyecto, sino llevarlo a la gran pantalla y producirlo ella misma. La estrella de cine pensó que la historia de Strayed, ambientada en 1995, podría ser un éxito, como así ocurrió: con un presupuesto de USD 15 millones, recaudó más de 52 en todo el mundo, y logró dos nominaciones a los Oscar, para Laura Dern por actriz de reparto y para la propia Witherspoon por actriz principal, aunque finalmente se lo llevó Julianne Moore por “Siempre Alice” en 2015.

Pero, al final, relató, se convirtió en la película que más la movió por dentro, que más la cambió. “El libro de Cheryl Strayed se convirtió en algo precioso y sagrado para mí, porque hablaba profundamente sobre cómo nosotras, como mujeres, podemos salvarnos a nosotras mismas”, sostuvo la actriz en la charla con Interview. “No sé si volveré a trabajar así de duro otra vez, pero me cambió hasta un nivel celular”.

Todo eso la ayudó a comprender la aventura que la protagonista original del libro también vivió. De hecho, se hicieron amigas, y Strayed la acompañó a la ceremonia de entrega de los Globos de Oro en 2015, a los que la actriz estaba nominada por su papel en el filme.

La ganadora del Oscar ha sido sincera sobre sus luchas con la salud mental a lo largo de los años, y en un momento reveló que ha estado en terapia la mayor parte de su vida.

“Definitivamente he tenido muchos momentos no cuerdos en mi vida”, bromeó en el podcast “I Weigh” de Jameela Jamil en abril de 2020. “He llorado mucho en el piso de la cocina y mis hijos me alcanzaban sus peluches diciendo: ‘Todo va a estar bien, mamá’”.

“Definitivamente tenía ansiedad; mi ansiedad se manifiesta como depresión, por lo que me deprimiría mucho. Mi cerebro es como un hámster en una rueda y no se sale. Lo he estado manejando toda mi vida“, explicó la actriz, que además añadió que su ansiedad empeoró luego de dar a luz a sus tres hijos: Ava de 21 años y Deacon de 17 con su ex marido, el actor Ryan Phillippe, y su hijo Tennessee de 8 años con su actual esposo Jim Toth.