Con las santamarías abajo el 60% de los locales en centros comerciales de Aragua

 

En un recorrido realizado por los cinco principales centros comerciales aragüeños, se observó un panorama desolado. La pandemia y la crisis económica de Venezuela obligó el cierre de una inmensa cantidad de tiendas que por años fueron fuentes de empleo y una alternativa de compra para muchas personas.

Por: Carmen Elisa Pecorelli / La Patilla

Para la mayoría de los comerciantes, la situación de la pandemia se convirtió en toda una odisea para sobrevivir. De cualquier rubro saltaron directamente a vender medicinas o alimentos, con tal de poder trabajar en medio de este contexto.

Francisco Veneziani es un conocido empresario aragüeño dedicado al área del calzado, entre otros rubros. Él se vio en la necesidad de cerrar tres zapaterías desde que comenzó la pandemia. “¿Cuál es la realidad de consumo hoy en día? Alimentación, medicinas, eso es lo primordial”, señaló Veneziani. Dijo que para la mayoría de las personas otro tipo de productos pasan a un segundo plano por la misma situación económica del país.

 

 

“Muchas tiendas han bajado sus santamarías, porque no da la base tener una tienda abierta para vender tan solo un par de zapatos al día”. Este comerciante dijo que es muy triste despedir a un personal que ha estado preparado y tuvo que abrirse camino para poder sobrevivir económicamente.

“Hemos tratado de hacer de tripas, corazones, y seguir adelante, inventando y sustituyendo artículos de cualquier rubro por medicamentos o alimentos para poder estar con las puertas abiertas, ya que las normas del gobierno solo permiten la apertura de algunos comercios en medio de la pandemia. Si no es así, se tendrían que cerrar muchas más tiendas”, señaló el empresario.

En un recorrido por el muy conocido Centro Comercial Paseo Las Delicias en Maracay, la propietaria de un establecimiento que no es de primera necesidad, manifestó que ella ha podido trabajar gracias al pago de una “vacuna” semanal a los funcionarios policiales que circulan por la zona. Denunció que cierran a diestra y siniestra las tiendas que les da la gana.
Admitió que si no actúa de esa manera, no puede trabajar. “Con esta pandemia hay quienes se han llenado los bolsillos a costillas de muchas irregularidades”, se quejó la comerciante que no quiso dar su identidad.

 

 

Aumento de la morosidad

José Luis Rojas, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Aragua, calificó de “alarmante” la situación que se está viviendo hoy. Manifestó que la hiperinflación afecta a cualquier negocio.

Los centros comerciales han sido uno de los sectores más perjudicados económicamente en medio de esta pandemia. Los inquilinos o comerciantes se han visto muy afectados con los cierres y el declive de las ventas. Más del 60% de los locales en los centros comerciales han clausurado sus puertas.

Rojas señaló que hoy día quienes están alquilando galpones o montando tiendas de mayor tamaño, son precisamente empresas vinculadas de una u otra forma con capitales extranjeros. “Muchos comerciantes de ese 60% que cerró sus tiendas, emigró del país, se está dedicando a otro rubro o se reinventó la vida. Incluso, hay quienes se mudaron a locales más económicos fuera de centros comerciales y a algunos tampoco les ha resultado esa alternativa.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Aragua comentó que hay mucha morosidad en la cancelación de alquileres y condominios de los centros comerciales, pero se ha establecido una especie de “tregua” con planes y acuerdos de pagos entre el centro comercial y los inquilinos.

Exhortó a los empresarios de los centros comerciales a ponerse al día con el pago de los condominios en la medida de lo posible. Es muy importante entender que todo es una cadena de gastos, y sin mantenimiento, los centros comerciales no podrán levantarse de nuevo.

Reinventarse en pandemia

La mayoría de los trabajadores dejaron de percibir su salario en medio de esta epidemia del coronavirus. Sin embargo, con la medida de las semanas flexibles, los gerentes y el personal de los centros comerciales se han reinventado.

Tal es el caso del Centro Comercial Las Américas, uno de los más conocidos de Maracay, ubicado en plena avenida Las Delicias al norte de la ciudad. Como muchos otros, también se vio afectado por el cierre durante meses desde que se inició la pandemia en marzo de 2020.

Damari Jaimes, gerente de mercadeo del C.C. Las Américas, aseveró que no escapan de la realidad que arropó a todos los centros comerciales. “Los locatarios solo tienen dos semanas al mes para ofrecer sus servicios y productos, y esto es muy poco”.

Para Jaimes es “un gran reto” mantener las operaciones y convencer a las personas de visitar a los centros comerciales a pesar de la situación, para que retomen la experiencia de compra, recreación y distracción.

“La mayoría de los centros comerciales están apostando a reinventarse y recuperar espacios con la aplicación de las medidas de bioseguridad vigentes, buscando momentos en el mes donde se puedan llevar a los centros comerciales mayor tráfico de personas y así garantizar a los locatarios una mayor rotación de sus productos y servicios”.

Actualmente el nivel de ocupación se ha visto mermado en un importante porcentaje, sobre todo en el área de la feria de la comida, y muchos locatarios han tenido que implementar las ventas online para atraer a los clientes.

Visión optimista

José Castro es abogado y profesional del sector inmobiliario. Tiene sus oficinas en un conocido centro empresarial y comercial de Maracay, y como a muchas personas, esta situación afectó su desenvolvimiento laboral.

Manifestó que desde el mismo momento que se declaró la pandemia, junto con los empleados optó por cuidarse y protegerse contra el covid19. Sin embargo, con el paso de los meses y la caída de las actividades, dejaron de trabajar.

Pero Castro ve de cada situación, una oportunidad. Con la implementación de las semanas flexibles, comenzó a trabajar de forma virtual y así reactivó sus labores en un sector que cayó muy fuerte en medio de la crisis.

Este empresario dice estar en proceso de renovación e implementando nuevas ideas para poder sobrevivir. Dijo que en medio de las dificultades, se pueden abrir oportunidades tal vez desconocidas para cada uno de nosotros.