De nada valieron las advertencias: núcleo La Liria de la ULA se quedó sin agua por fallas en la bomba

 

 

Dos facultades de la Universidad de Los Andes finalmente se quedaron sin agua luego de una falla eléctrica en la única bomba que estaba activa. Estos espacios representan el 75% del núcleo La Liria en Mérida, compuesto por 3 facultades.

Por Corresponsalía

El profesor y coordinador administrativo de la Facultad de Humanidades y Educación, Habib Tajan, expresó que luego de cuatro años de continuas advertencias a las autoridades universitarias y a la comunidad en general, las tres bombas con que cuenta la sala de máquinas quedaron inoperativas ante la falta de mantenimiento.

Como resultado de los robos, los cortes y bajones eléctricos, y la falta de inversión en la Universidad, la Facultad de Humanidades y Educación y la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales se quedaron sin agua ayer martes 30 de noviembre, durante el regreso a clases semipresenciales y en medio de una pandemia.

 

 

“Han venido presentándose inconvenientes todos los años, y cada año se le daña un componente electrónico, el cual no ha sido repuesto. A medida que se dañaba una pieza, la sala de máquinas iba presentando más fallas, a tal punto que de las tres bombas solo trabajaba una sola. Y ahora, ninguna”, denunció Tajan.

Esta vez fue un cortocircuito en el tablero principal lo que generó el paro del sistema de distribución de la última bomba en funciones. A principios de noviembre, La Patilla ya había denunciado el grave estado de bombeo de agua en estas dependencias universitarias, dos de las más activas en sus labores académicas y administrativas en la ULA desde el inicio de la cuarentena por Covid-19.

 

 

Respecto a las deficiencias presupuestarias, el profesor Tajan hizo un llamado a las autoridades gubernamentales, a la universidad y a la sociedad civil para que tomen en consideración el caso urgente como urgente, pues sin este recurso natural el personal no puede trabajar y las medidas sanitarias no se aseguran.