“Perfil en la sombra”: seguramente tienes una cuenta en Facebook, aunque nunca te hayas registrado

 

 

 

Desde mucho antes que Facebook fuera parte del conglomerado Meta, su influencia en la privacidad de los usuarios ya era enorme. Ahora, con WhatsApp e Instagram, estamos hablando de miles de millones de usuarios que brindan sus datos personales aceptando las políticas de uso. Y de un número desconocido de personas que nunca han aceptado las condiciones, ni están en Facebook, pero que tienen sus perfiles, los conocidos como perfiles en la sombra. Así lo reseñó La Razón.

La idea es sencilla. Los perfiles en la sombra se llaman así porque no han sido creados por los usuarios, los crea Facebook. Vamos por pasos. Supongamos que no tienes una cuenta en esta red social Facebook, pero muchos de tus contactos la tienen. De hecho, cuando tus amigos y amigas crearon sus cuentas, Facebook les ofrece un servicio especial donde pueden importar sus contactos para encontrar amigos que ya estén en la red.

Esto facilita mucho comenzar a interactuar ya que no hay que buscar persona por persona, simplemente aparecerán en una lista quienes ya tengan su perfil. Al mismo tiempo Facebook puede hacerle saber a tus contactos que has creado una cuenta.

Obviamente no todos aquellos que se encuentren en tu agenda tendrán cuenta en Facebook y el programa debería saltarlos y seguir su camino. Pero no es así y esta red social sabe de quién eres amigo, dependiendo de las agendas de contactos en las que estés presente. Ya no será un solo contacto, sino todos los que te tengan en su agenda, aparecerán en esta página en la sombra, de lo cual pueden deducir edad, intereses, ubicación aproximada. Una oportunidad más para obtener información gratuita y sin la necesidad de proveer un servicio, ya que ni siquiera te has registrado en la página. Obviamente no tienen tu consentimiento, pero sí el de tus contactos.

Por suerte puedes saber qué información tiene Facebook sobre ti, si este es el caso…desafortunadamente tienes que registrarte para hacerlo.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.