¡Otra vez! Delincuentes hacen de las suyas en el Polideportivo de Bejuma y a plena luz del día

 

Una vez más el Polideportivo Ángel Murcia de Bejuma, en Carabobo, fue visitado por hampa. En esta oportunidad un grupo de maleantes ingresó en horas del mediodía del lunes 30 de mayo y a plena luz del día violentaron uno de los depósitos, logrando llevarse 10 balones de fútbol.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Según informó el entrenador José Terán, los balones son de la Academia de Fútbol Bejuma, la cual disputa actualmente la competencia estadal. Terán señaló que presumen que el hurto se dio a eso de las 11:00 am y 12:00 pm, cuando el campo queda solo.

Los ladrones no pudieron abrir el candado, tal como ha ocurrido en otras oportunidades, y por eso optaron por romper la pared y sacar la puerta del depósito, de donde extrajeron los balones de entrenamiento de los niños y adolescentes de esta academia.

El hecho causó molestia en la colectividad, que a través de las redes sociales exigieron la devolución de los balones y la intervención de las autoridades municipales. Esto originó que horas más tarde aparecieran en el patio de una vivienda seis de los balones hurtados.

Terán agradeció el apoyo de la comunidad y confió que aparecerá el resto de las pelotas. “Con estos balones entrenan los chamos que están dando todo en el Estadal”, escribió el entrenador en su cuenta de WhatsApp.

El hampa ha desmantelado el Polideportivo

Es de resaltar que estos espacios llevan alrededor de cinco años sin vigilancia, por lo cual los ladrones han hecho de las suyas. “Siempre se meten a llevarse algo”, expresó Gustavo Tortolero, de la Liga de Fútbol Bejuma.

Tortolero, quien desde hace muchos años se ha encargado por cuenta propia del mantenimiento de estos espacios con el apoyo de particulares ante el abandono gubernamental, resaltó la necesidad de que la alcaldía disponga de un personal que vigile día y noche este lugar en el que a diario entrenan los atletas del municipio de las diferentes disciplinas deportivas.

El hampa ha desmantelado las instalaciones, robando pocetas, lavamanos y griferías, así como el cableado eléctrico.

 

Los hampones sacaron la puerta del depósito