En Puerto La Cruz no reciben ni aire por las tuberías, mientras Hidrocaribe “brilla por su ausencia”

 

Innumerables comunidades de Puerto La Cruz acumulan, como mínimo, cinco días sin recibir ni aire por las tuberías de agua potable. Sin embargo, lo que mayor disgusto causa entre los portocruzanos es que la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) no proporciona información certera sobre la situación.

Por Javier A. Guaipo

Vale recordar que el pasado jueves 4 de agosto, la empresa hidrológica emitió un comunicado a través de sus redes sociales en el que anunciaban que la estación de bombeo de agua cruda Curaguaro, que abastece a la planta potabilizadora El Rincón, se encuentra trabajando con bajo caudal.

Al parecer, unos vándalos robaron piezas de la aducción de 60 pulgadas del sistema Rincón-Molorca, lo que ocasionó que se desprendiera una válvula de descarga.

Asimismo, informaron que desde el viernes 5 de agosto comenzarían los trabajos de reparación, pero hasta el momento no han dicho nada sobre el avance de la obra ni cuándo comenzarán a distribuir el recurso con normalidad.

“Es una burla que en el sector Las Charlas tengamos más de ocho días sin una gota de agua, mientras que Hidrocaribe anuncia en sus redes que Puerto La Cruz está recibiéndola con normalidad”, manifestó Eduardo Mariño.

Por su parte, Karla Duarte, quien reside en el casco central de la ciudad porteña, aseguró que en esa zona también tienen alrededor de una semana a secas y muchos de los vecinos han optado por acudir a llenaderos clandestinos, como que el que está ubicado en la intersección entre la avenida Municipal y la calle Juncal.

Por su parte, Génesis Ramos aseguró que en la urbanización Campo Gulf, donde reside, “llegó un poquito de agua mezclada con barro y apenas comenzó a aclararse, se fue. No duró ni una hora y no tuvimos tiempo de llenar casi nada”.

En otros sectores como La Caraqueña, Pozuelos, El Frío y Las Delicias también están padeciendo el mismo dolor de cabeza y exigen a Hidrocaribe que informe de manera veraz cuál es la realidad del servicio y cuándo será restituido.