Ángel Montiel: ¿Cómo evitar ser presa de un perfil falso en una app de citas? Parte I

Durante varios meses participé en un grupo que viene investigando, de una forma directa y digamos informal sobre ¿qué pasa en los portales de citas o de “nuevas amistades” que ahora están en todas las aplicaciones de internet ?

Partimos del hecho de que los portales de citas son una necesidad en el actual siglo XXI porque permite establecer relaciones entre personas que luego se convierten relaciones de amistad y hasta de matrimonio, pero también encierran ciertos peligros.

De eso no hay duda sobre los propósitos nobles de las aplicaciones de citas y de amistad. Pero hay que saber usarlos y tomar ciertas precauciones.

Lo que si hemos descubierto algunas formas subrepticias que utilizan los hackers para obtener dinero a través de fotos de mujeres y hombres, según las preferencias y que evidentemente son falsas.

Vamos a ver algunas de las cosas que descubrimos con la finalidad de que le sirvan de advertencia y sepan usarlas.

Participé con dos periodistas y comenzamos a afiliarnos, en este caso, a la aplicación de citas de Facebook, donde colocamos nuestros datos que los buscan generalmente los hackers: personas mayores que tienen trabajo, empresas y por lógica tienen dinero y entonces pusimos algunos datos en nuestro perfil de “viejo verde” o sugar daddy cómo se les llama a los hombres  de más de 60 años.

Las primeras invitaciones a conectarnos fueron de mujeres entre 25 y 35 años. Y la primera pregunta ¿Qué le interesa a una joven un hombre de 60 años?

En una escala del 1 al 10 quedaría de último el amor, pero quedaría de primero el interés, y eso eran lo que hacían de una vez, a las primeras de cambio después del saludo e intercambiar los perfiles. Cuando les dijimos de vernos en un sitio, nos pidieron dinero para la gasolina, dólares para “ponerse bellas“, ropa, peluquería, para alistarse para esa primera cita que evidentemente nunca llegó porque siempre las esquivan. Porque descubrimos que nunca aceptan una invitación a un sitio físico. ¿Por qué? No existen, son perfiles falsos y todo lo quieren conseguir por medio de esas engañosas y tentadoras creaciones.

Así que la primera recomendación es verse personalmente, así sea un segundo y para tomar café.

Los perfiles falsos pasan inmediatamente a solicitarse que vayas al WhatsApp para de ese modo tener tu número de teléfono. Y cuando les solicitas fotos, solo envían fotos fijas, nunca  videos y en los casos de enviarte videos son sin sonido. Saben que les solicitan fotos atrevidas y las tienen preparadas para enamorar a los incautos.

Pídeles que te envíen un saludo personalizado con tu nombre o mencionando tu ciudad o el día. Al no hacerlo, es  sencillamente un perfil falso o fake.

También te solicitan  datos personales. Y mucho cuidado. Nada de dar nombres y apellidos, teléfono porque al dárselos, los usan para rastrearte y tratar de hackearte en Facebook. No des datos más allá de un solo nombre y si quiere más, dile que lo harás personalmente cuando se van. Tu vas a insistir en que solo cuando se vean cara a cara puedes compartirle información sobre tu persona. Entonces, se es o no se es. Si lo esquiva, es un perfil falso y punto porque aquella persona que quiere conocer a otra evidentemente quiere verla frente a frente. En un segundo artículo compartiremos nuestras experiencias y recomendaciones.

Para cualquier comentario: 

@angelmontielp

@angelmontiep@gmail.com