Abel González Herrera: Militum Mens, mente militar

Nos encontramos en Venezuela en tiempos cruciales, tiempos estos en los cuales los ciudadanos tienen que manejar nuevas corrientes del pensamiento, con cultura del conocimiento y, así lograr entender las nuevas realidades, muchas estas distantes a las anteriores como fuentes de conocimientos sin embargo unas como antecedentes y las nuevas para acontecimientos por venir, que incluso pueden superar nuestras propias imaginaciones. Las profesiones en todas sus denominaciones y sus respectivas especialidades están en una constante y acelerada evolución, (inclusive algunas con verdaderas amenazas de sus vigencias y existencias), con visión en conjunto que involucra estudios sobre funciones de Estado, por ser una sociedad participativa, en las fuerzas armadas y sus integrantes todos y en especial el profesional militar con mayor preponderancia, ellos tienen la imperiosa necesidad de actualizarse con las disciplinas del saber en materias como tecnología, ciencias sociales, entre muchas se menciona algunas:

– Tecnología; cibernética, robótica, ciberseguridad, blockchain, el internet de las cosas, la informática cuántica, la inteligencia artificial entre otras.

– Ciencias Sociales: sociología, sociología política, antropología, la demografía, análisis del entorno, psicología, psicología política, la inteligencia emocional, la prospectiva histórica, corrientes en materia de economía.





Hoy, conceptos primordiales se ajustan a los movimientos de las realidades, esto hasta estos tiempos nunca pensado como los mencionados a continuación; la democracia, la soberanía, la justicia, la ciudadanía, la sociedad… Desde un tiempo para acá un grupo de algunos miembros integrantes de las fuerzas armadas, desvirtuaron, desviaron sus funciones. Sus obligaciones, sus deberes, responsabilidades no cumplen ni los establecidos por las leyes , menos por la razón de ser, cuando se nota que algunos de sus integrantes están inmersos en prácticas de políticas partidistas por un lado y en otro hechos punibles de corrupción administrativa, estos por haber utilizado con oscuros motivos por unos subalternos militares políticos que llegaron al poder de forma democrática y que luego aplicaron artimañas para continuar en el poder por un lado y por otro estar en mora por el posible prodigioso futuro, ventajosamente en ese universo de individuos se sabe se reconoce que son una minoría.

Los militares, como miembros de una sociedad, son necesarios y sus funciones se reconocerá en su justa importación en el país que queremos y buscamos, sus estudios de exigencia debe tener un frente franco, civilista, cívico, ciudadano, con un verdadero patriotismo sin desviarlo, estos, los nuevos militares, que tengan como norte la dignidad que tuvieron muchos, muchos de los oficiales que lo antecedieron, estos con una actitud y aptitud castrense, que los transmitían a sus subalternos, que demostraban en sus proceder diarios en sus cargos que ejercieron en la formación de sus familiares y el trato general. Cuando revisamos los países desarrollados o verdaderamente en vía hacia el desarrollo en su mayoría, tienen dos características que con sus fortalezas lo acompañan por un lado son y ejercen la democracia y por otro son y ejercen el civilismo, eso siempre acompañados y cuidados por las fuerzas armadas.

El momento de marcar una relevante historia está en gestación, gestación está que requiere hechos reales prácticos envolventes, sin parafernalias, sin exhibicionismo innecesarios, si con decisiones firmes, con posiciones determinantes para el país y sus ciudadanos, en los cuales los militares y su actual mente, unos en sus amaneceres otros en sus recorridos hacia los atardeceres son requeridos para ir a donde nunca hemos debido haber desviado el rumbo.

Se distinguen muchos organizadores, planificadores, estrategas conocedores de su profesión y funciones, sin embargo unas pertinentes Premisas con intención de una repetida y efectiva actitud para deliberar:

– Donde,Como, Quienes, Para qué, Por que, Cuando, Cuantos…

Los nuevos liderazgos, la dirigencias, las verdaderas referencias tanto de experiencias, como las de ahora siempre bajo pruebas, deben saber que, se requiere la justa conjunción de cívico, cívico- militar y, así, no estar como es la situación que se encuentra el sector militar, como expresa un texto latin muy acorde con esto, que dice:

?Qui Totum Vult Totum Perdit ? Quien Quiere Todo, lo Pierde Todo