¿Podrá la oposición venezolana postular a alguna de “las Corinas” tras exclusión de la elección en una primera fase?

La líder opositora venezolana María Corina Machado (L) hace gestos junto a su reemplazante para las próximas elecciones nacionales, Corina Yoris (R), durante una conferencia de prensa en Caracas, el 22 de marzo de 2024. – Machado anunció este viernes que Corina Yoris, filósofa y profesora universitaria, será la candidata que la represente en las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio en las que se enfrentará al presidente Nicolás Maduro. (Foto de Federico Parra/AFP)

 

La presión y gestiones de la comunidad internacional parecen dar esperanzas al antichavismo para inscribir a su candidata, excluida del proceso. La voluntad política del gobierno de Maduro es clave para un eventual postulación de María Corina Machado o la profesora Corina Yoris, según los expertos.

Por vozdeamerica.com





Abril comienza con una gran interrogante en la carrera presidencial en Venezuela: ¿podrá la oposición inscribir a alguna de sus candidatas originales, conocidas como “las Corinas”, excluidas por el oficialismo de una primera fase clave de las postulaciones y por quienes han intercedido voceros de gobiernos extranjeros y hasta aliados de Nicolás Maduro?

Expertos consultados por la Voz de América advierten que las negociaciones políticas determinarán si la oposición logrará registrar en la boleta de la presidencial de julio a María Corina Machado, ganadora de la primaria opositora, pero inhabilitada, o Corina Yoris, una académica que los partidos opositores designaron como su sustituta.

El plazo oficial de inscripción de candidaturas cerró a inicios de la semana pasada sin que las dos tarjetas disponibles para la oposición venezolana para postular pudieran registrar los nombres de “las Corina”, como les han llamado sus simpatizantes en las redes sociales.

A última hora, el Partido Un Nuevo Tiempo inscribió a su fundador, el gobernador Manuel Rosales, mientras que la Mesa de la Unidad Democrática, donde se aglutinan otros partidos, postuló después de cerrado el plazo al diplomático Edmundo González Urrutia, con la esperanza de sustituirlo.

La exclusión de Machado se preveía, pero no la de Yoris, una experimentada docente universitaria de 80 años que los partidos opositores eligieron por unanimidad como su representante.

Socios ideológicos del gobierno de Nicolás Maduro, como los presidentes de Colombia y Brasil, Gustavo Petro y Luiz Inácio Lula da Silva, expresaron su preocupación por las dificultades de la oposición venezolana para inscribir a sus candidatos.

Horas después, en un encuentro entre Lula y el presidente francés Emmanuel Macron, este adelantó que su par brasileño gestionaría ante el gobierno de Maduro la reversión de esas dificultades para inscribir candidatos. Brasil es testigo de los Acuerdos de Barbados entre el chavismo y la oposición, que, según Brasilia, podrían haberse incumplido.

Entre leyes y negociaciones

Machado, amplia favorita en las encuestas de firmas privadas, dijo el domingo que Yoris o ella siguen procurando registrar sus nombres como sustitutas de González Urrutia, el candidato “tapa” o a ser sustituido por la Mesa de la Unidad.

“Tenemos hasta 10 días antes del 28 de julio para sustituir el candidato”, dijo Machado en un video que difundió este domingo.

Este lunes, Machado aseguró que la oposición necesita “apoyo” para lograr inscribir a Yoris como candidata, en una carta enviada al primer ministro de Noruega, una nación cuyo reinado ha facilitado las negociaciones políticas en Venezuela en los últimos tres años.

“Aún hay tiempo”, dijo.

El chavismo opina distinto. Diosdado Cabello, diputado, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y uno de los jerarcas del chavismo, advirtió que la oposición sólo podría sustituir candidaturas entre los ya inscritos, es decir, el gobernador Rosales y el diplomático González Urrutia, descartando una nueva postulación.

“Pueden apoyar a los que ya están postulados, léanse las leyes (…) Tienen para escoger 13 candidatos” inscritos entre el 21 y 25 de marzo, dijo Cabello.

El artículo 63 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE) de Venezuela establece que los postulantes “podrán modificar las postulaciones que presenten y, en consecuencia, sustituir candidatos o candidatas hasta 10 días antes de ocurrir el acto electoral”.

Las postulaciones atraviesan horas clave: este lunes inició el plazo de modificación de alianzas y sustitución de postulaciones; entre el martes y el sábado se podrá introducir recursos en contra de “la admisión, rechazo o no presentación” de postulaciones; y entre miércoles y domingo el directorio del Consejo Nacional Electoral decidirá sobre esos recursos.

La admisión de una candidatura distinta a los 13 nombres ya inscritos, entre ellos Maduro, González Urrutia y Rosales, es parte de una “decisión discrecional” del Consejo Nacional Electoral y de las negociaciones con el gobierno nacional, explicó el periodista especializado en asuntos electorales de Venezuela Eugenio Martínez.

“Eso no va a ocurrir si no hay una negociación política que lo garantice”, comentó a la VOA, recordando que la inscripción del postulado de la Mesa de la Unidad se hizo ya vencido el plazo del cronograma y como parte de esos diálogos de corte político.

El artículo 64 de la Ley de Procesos Electorales podría permitir la inscripción de una candidatura “de afuera” o nueva, como la de Machado o la profesora Yoris, precisó.

Esa norma establece que la sustitución de un candidato “constituye una nueva postulación y, en consecuencia, cuando el postulado sustituto o la postulada sustituta no sea un candidato previamente admitido, deberá cumplir con los requisitos” de esa ley.

El “juego” del poder

Hasta el momento, sin embargo, el chavismo no contempla ese escenario.

“El juego está trancado”, pues el oficialismo no ha dado muestras de que piense permitir un cambio en la boleta de la presidencial que involucre a candidatos que no estén inscritos ya, según Martínez, director de la organización Votoscopio, sobre información electoral en el país.

Eglée González-Lobato, doctora en derecho y consultora de asuntos políticos y electorales en Venezuela, subrayó que la elección de julio podrán en juego “el ejercicio de poder” de parte del gobierno de Nicolás Maduro.

“No habrá ninguna cesión que signifique disminuir el amplio campo que tiene el gobierno en este proceso electoral y dárselo a la oposición” y sus estrategias políticas se adaptan en tiempo real “al candidato que tiene enfrente”, indistintamente de su nombre, señaló.

Video VOA

Todo dependerá de lo que lo negociado, incluyendo la posibilidad de nuevas candidaturas, “disminuya o aumente la capacidad del gobierno. Es un juego muy cerrado del proceso electoral”, indicó González-Lobato.

Martínez, por su parte, destacó que las modificaciones de alianzas de postulantes o sustituciones de candidatos que ocurran luego del 20 de abril no se reflejarán en la pantalla de la máquina de votación el 28 de julio, por impedimentos de tiempo de programación.

Esas alianzas notificadas luego del 20 de abril y que no estarían reflejadas en las máquinas pueden abrir la posibilidad de inconvenientes legales o burocráticos en la suma de votos, como en la presidencial de 2013, recordó.

Organismos internacionales, como la oficina del Alto Comisionado para derechos humanos de las Naciones Unidas, y ONG venezolanas, como Acceso a la Justicia, Provea, Foro Penal y COFAVIC, han advertido sobre la subordinación del resto de los poderes públicos al ejecutivo.

El poder electoral venezolano está presidido por el ex diputado del partido de gobierno y ex contralor general, Elvis Amoroso.